Ayudas a la rehabilitación. PLAN DE VIVIENDA 2018-2021 (Parte 1)

El parque de viviendas en España está aquejado de los achaques propios del envejecimiento. Más de un 50% fue construido antes de los años 80, cuando aparecieron las primeras normativas para regular la construcción de edificios (NBE-CT-79). Y no es hasta el año 2006, con la aprobación del Código Técnico de la Edificación (CTE), actualmente en vigor, cuando se establecen limitaciones en la demanda de energía, es decir, se obliga así a aumentar el aislamiento para reducir el consumo, y se pone un tope de consumo de energías no renovables para favorecer el uso de energías limpias, más eficientes y sostenibles. En su última revisión de 2019, el CTE modifica por completo el documento “Ahorro de Energía (HE)”, encaminándose hacia edificaciones con consumo energético cercano a cero (NZEB).

Y es que las viviendas consumen el 30% de la energía total que se produce, y en nuestro país debemos comprar a terceros países buena parte de ella y así, durante estos meses, cada día escuchamos en las noticias que se alcanza el máximo histórico en el precio de la luz.

Si tu vivienda es anterior a 2007, seguramente no reunirá buenas condiciones de eficiencia energética, probablemente con poco aislamiento y menos hermeticidad. Según diversos estudios, el gasto medio anual de una casa de esas características es cinco veces mayor que el de otra igual con un aislamiento adecuado, porque buena parte de la energía, con la que se calientan o refrigeran esos edificios, se escapa por todas partes, me refiero a las ventanas y carpinterías, la propia fachada por su poco aislamiento, o las infiltraciones de aire por los innumerables huecos por los que fluye el aire.

En este contexto, la Unión Europea viene promoviendo una seria de ayudas para impulsar la rehabilitación energética con el objetivo de reducir el consumo de energía y las emisiones de CO2.

Dentro del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, se desarrolla el programa de Fomento de la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas, que cada Comunidad Autónoma regula.

En la Comunidad de Cantabria, estas ayudas se regulan a través del Plan de Vivienda 2018-2021 Aunque ya hemos pasado el ecuador del último año, el pasado mes de diciembre la Ministra de Hacienda anunció que se ampliaba el plazo del Plan Estatal de Vivienda hasta finales de 2022. Esta ampliación debe ser solicitada por las Comunidades Autónomas, así que estaremos atentos a cualquier novedad.

El “Programa de fomento de la rehabilitación, la regeneración y la renovación urbana y rural” que ofrece actualmente el Gobierno de Cantabria, en su Plan de Vivienda 2018-2021, se divide en varios programas de ayudas a la rehabilitación. En este artículo nos centraremos en las ayudas para la Rehabilitación Energética, empezando por aclarar que estas actuaciones comprenden todo un conjunto de acciones, algunas muy sencillas y baratas, que permiten mejorar la eficiencia del edificio y reducir los costes de la factura eléctrica o de gas.

El “Programa 7”, destinado a subvencionar las obras de rehabilitación para la “Mejora de la eficiencia Energética” sólo es accesible para edificios completos o viviendas unifamiliares, estableciéndose condiciones diferentes para los dos casos. No puede optar a ello uno o varios pisos de un edificio, sino toda la Comunidad de Propietarios en conjunto.

Hay que destacar que las actuaciones que se llevan a cabo, para que sean subvencionables deben conseguir una reducción de la demanda energética anual de calefacción y refrigeración del edificio o vivienda de, al menos, un 25% si están en Zona climática C, o de un 35% si están en zonas climáticas D y E. En Cantabria, las localidades situadas a menos de 150m sobre el nivel del mar pertenecen a la zona C, entre 150m a 650m a la zona D y a partir de 650m de altitud a la zona E.

¿De cuánto son las ayudas?

  • En general, del 40% del presupuesto de las obras, con un máximo de 12.000€ cuando se trata de viviendas unifamiliares, y con un máximo de 8.000€ por vivienda, y 80€ por metro cuadrado de los locales, si éstos participan en las obras.
  • En determinadas condiciones relativas a los ingresos o si residen personas con algún tipo de discapacidad, el porcentaje y las cuantías pueden ser mayores.

¿Cuáles son los requisitos?

  • El año de construcción debe ser anterior a 1996 en todos los casos, con alguna excepción en el caso de edificios de viviendas.
  • El coste de las obras debe superar los 3.000€, sin contar el IVA.
  • Hay que tener solicitada la Licencia Municipal de Obras para solicitar las ayudas, pero no haber comenzado las obras con anterioridad a la solicitud.
  • En el caso de viviendas unifamiliares, debe disponerse de un Informe Técnico y descripción del grado de adecuación de la vivienda al Código Técnico de la Edificación y demás normativa de aplicación.
  • En el caso de edificios de viviendas, hay algunas otras condiciones propias de este grupo:
  • Debe disponer del Informe de Evaluación del Edificio (IEE), que si bien no es obligatorio hasta que tenga 50 años de antigüedad, sí lo es para solicitar las ayudas.
  • Debe tratarse de un edificio de uso residencial vivienda, siendo al menos el 50% de ellas la residencia habitual de sus propietarios.
  • Las actuaciones deben contar con un acuerdo formal de la Comunidad de Propietarios.

¿Cuándo se pueden empezar las obras?

  • Las obras se pueden comenzar al día siguiente de presentar la solicitud.

A la hora de decidir qué tipo de actuaciones realizar para mejorar la eficiencia, es importante contar con un técnico cualificado de confianza que realice un estudio y proponga un plan de rehabilitación con todas aquellas acciones y medidas de mejora que reduzcan el consumo, en función de las características del edificio.

También es importante destacar que, además del ahorro que proporcionan las subvenciones en la inversión de estas actuaciones, con una rehabilitación energética se mejora la calidad de vida de sus residentes y las viviendas adquieren un mayor valor de mercado. Y que, como sociedad, debemos estar comprometidos con la eficiencia, la sostenibilidad y la salud de nuestros hogares.

Por último, avanzar que está próximo a aprobarse el Real Decreto que regula los programas de ayuda en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia”. Así que pronto se abrirán nuevas ayudas, de las que os iremos informando.

Si tienes cualquier duda, o estás pensando en realizar algún tipo de obra en tu vivienda o edificio, consúltanos aquí. Podemos acompañarte y guiarte en qué actuaciones realizar y encargarnos de gestionar la solicitud de las subvenciones.