Ayudas rehabilitación Cantabria

Pinceladas sobre las ayudas a la rehabilitación. (Post 3 de 4)

Los Estudios técnicos que deben aportarse en la Solicitud de la ayuda

Además del proyecto o memoria valorada que precise la actuación, ahora hay que sumar otros estudios técnicos que debe redactar el técnico, e incluirlos la Comunidad en su solicitud de las ayudas:

El “Libro del Edificio Existente para la Rehabilitación”

Un documento similar al que se exige en edificios nuevos desde hace ya más de 20 años, que ahora resulta obligado tener en edificios existentes para los que se solicite subvención de las obras de rehabilitación.

Este documento cuenta con su propio Programa de Ayuda Nº4, ideado para cubrir parte del coste de su redacción, aparte del Programa de Ayuda Nº3 para la rehabilitación de edificios.

Además de contener las medidas para el mantenimiento anual que requiere la conservación del edificio, incluye una serie de propuestas de actuación que constituyen el potencial de mejora del edificio a medio y largo plazo, tanto energéticas como de accesibilidad o de otra índole.

Aunque las CCVV lo utilizan poco ¡en los edificios nuevos!, aporta información que permite ahorrar dinero a largo plazo, y ayuda a dirigir los esfuerzos de mejora y ahorro, también a largo plazo, en la dirección correcta.

Desafortunadamente, se percibe más como un “documento obligatorio más”, que como una herramienta útil.

Como, en esta ocasión, la Administración aporta su granito de arena para implantarlo en edificios existentes rehabilitados con una ayuda, en lugar de una mera obligación, tal vez eso le suponga un mayor impulso, para que pueda cumplir su función y aporte valor al edificio.

El tiempo lo dirá.

El “Estudio de Gestión de Residuos”

Se requiere analizar los residuos que se generen en la ejecución de los trabajos, y limitar su producción.

Este es un documento que forma parte de los proyectos de obra mayor, y que ahora es obligado también para estas obras subvencionadas.

Dentro del Programa de Ayuda Nº3, también se incluye en los conceptos subvencionables.

La «Circularidad»

Los diseños y técnicas que se definan para las rehabilitaciones, permitirán la reutilización y el futuro reciclaje de los propios materiales empleados en la obra de mejora.

Este nuevo concepto refiere precisamente esto, la gestión de los residuos cuando termine la vida útil de los materiales, debe tenerse en cuenta desde antes de su colocación en un edificio.

Después ya es demasiado tarde.

Gestionar y reciclar los residuos tiene un coste elevado, mucho mayor si se trata de materiales con riesgo demostrado para la salud , como es el caso del amianto, que no puede dejarse en un vertedero normal ni reciclarse, sino trasladarse a un vertedero tóxico.

Volviendo la vista atrás, si se hubiera podido aplicar la Circularidad al amianto, hoy no haría falta destinar dinero de las ayudas para retirarlo.

Si estás pensando en abordar una reforma de tu edificio, contacta con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.